El diseño de cada modelo de Maruja Limón conlleva un amplio proceso creativo. Continuamente buscamos ideas que pueden proceder de los lugares más insospechados. Una imagen, una fotografía, una película o una canción pueden servir de inspiración. Cuando la chispa creativa se enciende hay que ponerse manos a la obra para transferir la idea a un boceto en papel y a partir de ahí conseguir que tome forma hasta convertirse en el diseño que deseábamos obtener.

Cowboy Black surge una tarde de otoño mientras paseaba por un parque del centro de Madrid y pude ver a dos niños jugando bajo un gran árbol. En un momento del juego uno de ellos encontró en el suelo dos plumas que probablemente habrían caído desde un nido en la copa del árbol. Instantáneamente el niño tomó las plumas y sujetándolas sobre su cabeza soñó que se convertía en un fiero indio del lejano oeste. En ese mismo instante el juego cambio y ambos niños comenzaron a jugar a indios y vaqueros.

 

Cogí mi libreta de notas y comencé a esbozar el diseño del que sería el modelo Cowboy con la idea de hacer llegar a la mujer de hoy el espíritu salvaje y aventurero que había visto reflejado en el niño a través de mi creación.